Marcapasos

Es una forma de tratamiento para pacientes con determinadas alteraciones de ritmo, lentas o rápidas, o de la conducción cardiaca. Consiste en colocar un generador interno de impulsos eléctricos y un cable-electrodo intravenoso mediante una pequeña intervención quirúrgica.

 

Para qué sirve

Permite mantener un ritmo adecuado de las pulsaciones del corazón, adaptado a las necesidades específicas de cada paciente.

 

Cómo se realiza

El paciente permanecerá tumbado y consciente aunque sedado, para que no tenga dolor. Se aplica anestesia local bajo la clavícula o en la axila. Se coloca bajo la piel de dicha zona un pequeño aparato electrónico que producirá impulsos eléctricos y se une uno a uno a dos cables muy finos y flexibles. Estos se introducen por una vena y se les hace avanzar hasta el corazón con control radioscópico. Una vez comprobado e correcto funcionamiento del marcapasos se cierra la herida de la piel con unos puntos de sutura. Después de la implantación, el paciente deberá permanecer en reposo varias horas.

 

Qué riesgos tiene

Son escasos y leves y pocas veces son relevantes: neumotórax, hemorragia. Muy raras son otras complicaciones relacionadas con el procedimiento : flebitis, trombosis venosa, embolia pulmonar, sepsis.